sábado

Éramos como dos desconocidos, que se conocían muy bien

Hay momentos en la vida en el que un hombre razonable debe admitir que ha cometido un error terribleLa verdad es que... yo nunca fui un hombre razonable.

No soy más que una nota a pie de página en esta historia.

Big Fish


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella para alimentar la publicación de entradas :)